Loading...

Riesgo ¿puede evitarlo en su organización?

Así, se pueden encontrar tres panoramas bien diferentes al momento de tratar el riesgo y estos son:

  • Actitud de indiferencia. Quizá las más peligrosa de todas la actitudes, es jugar al azar, dejar todo a la suerte, no existen programas ni planes de prevención, en resumen no hay nada para evitar, controlar o minimizar los riesgos.
  • Actitud de Prevención. La prevención es la acción y efecto de prevenir, de preparar con antelación lo necesario para un fin, anticiparse a una dificultad, prever un daño, avisar a alguien de algo. Luego entonces la prevención es la disposición que se hace de forma anticipada para minimizar un riesgo, evitando así que un perjuicio eventual no se concrete.

 

Aunque es un primer paso en el control de riesgos, podría afirmarse que es una primera etapa y que quedarse aquí es estar de manera incipiente controlando las eventualidades que se puedan dar, es como quien revisa su vehículo para un viaje, hace revisión de frenos, llantas, parte eléctrica, etc. pero lamentablemente no cuenta con un seguro de autos todo riesgo, previene parte de los pérdidas al tener un bue carro, pero que sucede si atropella a una persona, se puede afirmar que se quedó a la mitad del camino.

  • Actitud de Previsión. Debe entenderse como la acción y efecto de prever, conjeturar sobre lo que va a suceder a partir de la interpretación de indicios o señales, luego se puede afirmar que parte de un estudio meticuloso y razonado que permite preparar medios para futuras contingencias. Puede afirmarse que la previsión es contar con lo necesarios para poder resolver necesidades que podamos prever.

Cuando se asume esta última actitud queda la posibilidad luego de razonar cada posible evento futuro de tomar decisiones en los siguientes sentidos: No transferir el riesgo, bien porque e decide formar un capital de contingencia a partir de un ahorro, o porque se decide convertirse en su propio asegurador a partir de la destinación de unos recursos para posibles eventualidades o Transferencia del riesgo a terceros, lo cual no es otra cosa que optar por el seguro.

Los “cisnes negros” son los grandes riesgos que afectan a las empresas y personas cada día. Son reales, pero también previsibles y la Gestión del Riesgo nos ayuda a verlos antes de que ocurran y prepararnos para afrontarlos, fortaleciendo así las empresas. Tomado de https://riesgoyestrategia.wordpress.com/

Fernando Yate López

Gerente Attep Seguros LTDA
gerencia@attepseguros.com.co
Fernando Yate López

Latest posts by Fernando Yate López (see all)

2019-03-19T23:02:12+00:00